12.14.2011

Fin de ciclo "Jueves de Alcandora"

Por  Martín  Giménez  Vecina

    Hace un año iniciábamos la etapa de dar a conocer entre nosotros, parte de la obra literaria de todos y cada uno de los componentes de este grupo literario. Para ello optamos, de común acuerdo, hacerlo los últimos jueves de cada mes, a estas horas, 8 de la tarde, y de la manera y forma que lo hemos venido haciendo.
    Hoy, vamos a dar por finalizada esta secuencia de las actividades de “Alcandora”, para dar paso a otras cuestiones que en el desarrollo del tiempo se han ido suscitando.
    Pero si quiero dejar patente que esta etapa que pasa, ha servido para que nos conociésemos más, para intercambiar de manera más fehaciente nuestro modo de ser y escribir, comentar de manera abierta y constructiva, todo lo que hemos expuesto y oído. Al  mismo tiempo, ha sido un elemento más coercitivo de nuestro grupo que, en determinados momentos, necesitaba de ello, como todo lo que de esta manera subsiste y se desarrolla.
    Quiero hacer constar mi agradecimiento a todos y cada uno de vosotros, que  habéis dejado en cada una de esas tardes que le ha correspondido presentar su obra, su buen hacer y su mejor estar. El inicio de los “Jueves de Alcandora”, -así acordamos denominarlo-, corrió a cargo de Francisco Bonal García, hombre abierto, activo, inquieto, dispuesto al logro de los mejores acontecimientos para nuestro grupo literario, amante de todo lo que signifique acontecimiento cultural y, sobre todo, personalísimo escritor de prosa y verso.
Le siguió el que os habla; y después, Antonio Galdón Sánchez, que nos presentó parte de su prolífica obra, generalmente de poesía y cuento, con la que ha obtenido numerosos premios en concursos, destacando entre otros Premio Ateneo de Albacete por su novela “La Carta”.
    Siguió en el orden de intervención Mercurio García Iris, el más joven de nuestro grupo, que nos mostró parte de su obra, cargado siempre con ese macuto de hacer y cooperar, que le caracteriza.
La siguiente intervención corrió a cargo de Miguel Jesús Martín de Arellano, hombre creador e inquieto, poeta impenitente, glosador de la perspectiva del tiempo, original en sus presentaciones literarias, y soñador de caminos impenitentes.
Posteriormente Daniel Sánchez Ortega ocupa la tribuna. Conocido en todos los ámbitos de la cultura, es autor de numerosas publicaciones, destacando entre ellas las dedicadas a las investigaciónes y ensayos; la mayoría dedicada al profundo estudio de nuestros pueblos albaceteños y su historia, sin dejar a un lado su prolífica obra literaria en todas sus facetas.
Alfonso Ponce Gómez nos leyó parte de su dilatada obra literaria. Escritor profundo y sentimental, soñador de sus versos, es horizonte de sus pensamientos. Amén de su extensa obra poética, ha escrito preciosos cuentos para los niños, dotándolos de esa sentimentalidad soñadora que tantas ilusiones dejan en la mochila de ideales de los pequeños.
La siguiente intervención le correspondió a Francisco Jiménez Carretero. poeta que siente y enardece, que llena de dulzura los ámbitos de la expresión, que camina seguro, alegre y feliz, por las rutas de la creatividad, por el ámbito grandioso y solemne, -pero sencillo a la vez-, de nuestra Mancha albaceteña, y deja huella indeleble en sus preciosos escritos.
    Finalista fue Isidoro Ballesteros Ruíz, amante del entorno poético, que con una afición literaria latente desde los primeros años de su vida, ha escrito numerosas rimas y artículos de carácter literario y de costumbres en los  periódicos y en otras revistas locales.
    Quedaba para cerrar el ciclo, Manuel Terrín Benavides, que no necesita presentación. Hoy, estaba previsto que nos leyera parte de su vastísima obra, de todo ese cúmulo de escritos de todas clases que tiene en su magnífico haber. En este ciclo de “Alcandora” queda inédito, muy a pesar nuestro, pues todos deseábamos, como colofón, que nos leyese aquellas obras que él hubiere considerado más trascendentes e importantes.
    Y con esto termino. Ha sido una experiencia gratificante, llena de personalidad, de carácter, que todos y cada uno hemos impreso en nuestras intervenciones a lo largo de todo un año. Quedan en la mochila de nuestro bagaje cultural, todos estos días dedicados a la poesía, a ese ritmo o costumbre de interpretar y ver la vida, a ese hermoso quehacer que es escribir.
    Con mi satisfacción y agradecimiento para todos.

***************
24-Novbre-2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario